Platos típicos de Gran Canaria

La Isla de Gran Canaria tiene numerosos atractivos, y no en vano es popularmente conocida como “ el continente en miniatura” debido a su riquísima variedad de climas, flora y fauna. Casi la mitad de la superficie de la isla ha sido declarada como Reserva Natural de la Biosfera, y existen casi 100 especies vegetales propias del lugar, entre las que se destacan los cardones, los pinos y la laurisilva. Entre los animales se puede mencionar el lagarto canarión, la musaraña de Osorio, y por supuesto el canario, que da nombre a la isla. La influencia del aire fresco y húmedo del norte junto con la corriente marina fría proveniente del Golfo generan ese microclima tan especial. También las playas y costas de Gran Canaria son muy buscadas por los turistas, en especial la Playa de las Canteras, una de las más extensas, protegida del viento por una barrera natural de arrecifes, y la de Maspalomas, donde hay un impresionante ecosistema de dunas dentro de un espacio protegido.

Dónde alojarte para conocer estos platos

Sin duda una opción muy interesante para conocer Gran Canaria es optar por sus alquileres vacacionales. Para ello ponemos a tu disposición los alojamientos más interesantes por su cercanía con puntos turísticos y las fantásticas playas. Gracias a los apartamentos en Gran Canaria puedes preparar tus vacaciones en este destino tan importante para el turismo en toda Europa. Para ello puedes optar por dos de las poblaciones más importantes de la isla. En primer lugar esta la capital, Las Palmas de Gran Canaria, con una hermosa playa y una multitud de locales para probar los platos más típicos de la zona. También encontramos diferentes opciones de alojamiento en Maspalomas, una población al sur de la isla donde podemos disfrutar de su fantástica playa y de un paseo marítimo repleto de restaurantes típicos con marisco y pescado fresco.

Pero la naturaleza y el mar no son lo único por lo que realmente vale la pena visitar esta fabulosa isla; esa diversidad tan característica del lugar queda evidenciada también en su peculiar gastronomía,  donde se combinan cientos de ingredientes diferentes de muchos lugares distintos para dar lugar a los más variados platos. Su cocina es popularmente conocida como la “cocina de los momentos alegres”, claramente haciendo referencia al clima de la isla y su ambiente, que generan automáticamente un estado de bienestar y placer muy profundos. Ahora introduzcámonos de lleno en las exquisiteces que este paraíso terrenal tiene para ofrecernos, y de seguro se te hará agua la boca.

Descubriendo su gastronomía a través de los platos típicos

Todo comienza con los tradicionales enyesques o aperitivos, entre los cuales podemos mencionar las famosas papas arrugadas con mojo, que consiste en guisar las papas en un caldero con sal y limón hasta que queden bien secas, y luego se les agrega el mojo; el mojo rojo o picón, una pasta preparada a base de ajo, pimentón, comino, aceite y vinagre, que puede conservarse por meses; la la típica ropa vieja, una suerte de guisado compuesto principalmente por garbanzos y carne vacuna, al que se añade una fritura de aceite, cebolla, pimiento, tomate pelado y ajos, todo condimentado prolijamente con pimienta y clavo de olor. También se utilizan a veces zanahorias o habichuelas.

Papas arrugadas con mojo picón

Otro aperitivo muy conocido son las carajacas, una preparación de hígado fileteado y adobado con un majado de ajos, pimienta, comino, perejil y sal, al que se añade luego aceite, vinagre, pimentón y orégano; y no podemos dejar afuera a la pata asada, para lo cual primero se hace un majado con ajos, orégano, pimienta y pimentón, vino, jugo de limón y aceite, luego se lo esparce sobre la pata de cerdo, se lo deja reposar a la noche, y al día siguiente se hornea  bien y se la deja enfriar para servir.

Claro que esto es sólo el comienzo, aún nos faltan los otros platos y el postre. Tras haber probado estas magistrales entradas, estamos en condiciones de pasar al primer plato, para lo cual tenemos un interesante abanico de opciones: podríamos tentarnos con el gofio escaldado, que surge de la combinación de un caldo de pescado con hierbahuerto y gofio; o degustar un delicioso potaje de berros, un particular guisado que incluye costillitas de cerdo, judías blancas, piñas, ñame junto con berros, papas, cebollas, tomate y pimiento. Igualmente extraordinario es el rancho canario, asimismo de consistencia guisera, para el cual se hierven primero carne, pollo y garbanzos, y más tarde se les agrega una fritura de aceite, cebolla, ajo y tomate, sazonando con pimentón. Una vez guisados la carne y el garbanzo, se añaden papas trozadas, azafrán, tomillo, laurel y vino blanco, y por último fideos.

Rancho canario: guisado típico

El caldo de papas y cilantro es otro plato típico de la cocina canaria, consistente en papas trozadas, cebollas, pimientos, tomate pelado, aceite, azafrán y cilantro. Todo ello se hace guisado, y cuando están las papas cocidas, se le agregan los huevos. Uno que es muy popular es el puchero, que lleva de todo un poco: garbanzos, cebolla, tomate, carne, habichuelas, calabacines, col, puerros, piña y zanahorias. Esto se cocina un buen rato, y luego se le agregan papas, batata y calabaza. Se forma un caldo que se puede servir como sopa, y las verduras se comen aparte. Y no nos podíamos olvidar del caldo de pescado, hecho con papas, cebolla, tomate, pimiento, se le coloca aceite, pimentón, azafrán, cilantro, hierbahuerto, comino, ajo y sal y se cocina. Una vez hervido, se añade el pescado y se deja un rato hasta que estén cocidas las papas.

¿Ya saciaste tu apetito? Esperamos que no, porque todavía falta el segundo plato, y aquí las alternativas son de lo más diversas. Podemos arrancar por el sancocho, para lo cual primero deberás desalar el pescado, luego cocinar papas y batatas en el caldero, y cuando están cocidas se agrega el pescado (mejor si es corvina o cherne) y se lo deja un rato más en el fuego, para finalmente escurrir y servir. Algo que sirve para acompañar estos platos es la pella de gofio, que se logra amasando el gofio con agua, sal fina, azúcar y aceite hasta que se logra una masa bien densa, Luego lo cortas en rebanadas. Otro que vale mucho la pena es la vieja sancochada, para lo cual se debe colocar la vieja junto con cebolla y tomate enteros en agua  y añadir perejil, azafrán, sal y aceite. Una vez cocida, se sirve acompañada de mojo y papas arrugadas.

Habíamos visto antes el mojo rojo, que se suele usar como entrada; en cambio el mojo verde oficia perfectamente de segundo plato. Primero se majan ajos pelados y picados, cominos y sal gruesa, luego se agregan pimientas troceadas y cilantro picado, y se mezcla todo con aceite, vinagre y agua. Lo bueno es que se lo puede guardar en la heladera por meses. Muy apetitoso se presenta el conejo en salmorejo, para  lo cual se hace un buen majado que incluye ajos, pimienta, comino, sal, vinagre, vino, aceite y pimentón, se lo unta sobre el conejo y se macera varias horas por la noche. Al otro día se fríe el conejo, se le añade lo que quedó de majado y se coloca un poco a fuego lento para finalmente servirlo con unas buenas papas arrugadas. Para el final les dejamos la carne de cabra compuesta, que se prepara trozando la carne en tacos, luego rehogando la cebolla en aceite y sumando la carne hasta dorarla; más tarde pimiento, pimentón, tomillo, clavo, comino y vino, se cocina por un rato, y al final se agrega agua hasta que cubra la carne y se cuece 1 hora y media.

Conejo con salmorejo canario

Bueno, si estás satisfecho pero aún tienes algo de espacio en el estómago (estamos seguros de que sí, y sino te lo fabricarás) aquí te presentamos algunos de los más deliciosos postres con los que puedes poner el broche de oro a tu almuerzo o cena. No deberías perderte el famoso helado con bienmesabe, para el cual se prepara un almíbar con azúcar diluido en agua caliente y se agregan almendras peladas y molidas, canela y ralladura de limón. Se coloca en fuego bien bajo hasta que se espesa, luego se deja enfriar. Más tarde se añaden yemas batidas y se pone al fuego otra vez hasta el hervor. Para servir se escogen dos bochas de helado del sabor que se prefiera y se le echa encima el bienmesabe frío.  Las truchas de batata son otro postre típico canario: primero se deben guisar las batatas y mezclarlas con almendras trituradas, azúcar, ralladura de limón y canela hasta formar una pasta y guardarla. Por otra parte se elabora un hojaldre, se fríe en aceite bien caliente, se glasea y está listo. O puedes optar por los huevos mole, para lo cual se baten las yemas hasta espesarlas, mientras se prepara un almíbar con azúcar, agua, limón y canela. Cuando éste está tibio se le añade a las yemas, se sirve y se decora con canela.

Las tortitas son otro clásico que no deberías dejar de probar. Una muy apetitosa es la tortita de plátanos, que se elabora con los plátanos bien triturados con jugo de limón, claras batidas, luego yemas, sal, anís, canela, ralladura de limón y los plátanos; después leche y harina hasta que se genera una pasta, y se la fríe en aceite bien caliente. Las tortitas de carnaval, por su parte, se preparan batiendo huevos, agregando harina y azúcar, luego leche y agua y se mezcla hasta que se forme una pasta espesa. A esa pasta se le agregan ron, ralladura de limón, matalahúva y aceite. Finalmente se hacen las tortitas y se las fríe en aceite. Se las deja enfriar y se las espolvorea con azúcar.

Claro que no podemos dejar de lado un ingrediente fundamental para acompañar todas estas maravillas culinarias: el buen vino. En el interior montañoso de la isla está la localidad de Santa Brígida, el lugar ideal para los amantes de esta bebida, ya que allí se encuentra la Casa del Vino de la Gran Canaria, que ofrece degustaciones de las diversas variedades vitivinícolas de la isla. Allí también funciona el Museo del Vino, donde se puede adquirir alguno de los exquisitos productos regionales, que conforman la Denominación de Origen Gran Canaria. Dentro de ella tenemos una amplia variedad que incluye vinos jóvenes, tintos, blancos, afrutados, aromáticos… los mejores compañeros de vuestra comida.